Saltar al contenido

Las 3 mejores sartenes esmaltadas de 2023

Las sartenes esmaltadas son aptas para freír desde patatas o croquetas o para preparar un guiso o un arroz.

Además de versátiles, estéticas y fáciles de limpiar, la durabilidad convierte estas sartenes en un utensilio indispensable en nuestras cocinas.

Estas sartenes suelen ser un poco más caras, pero, sin duda, resultan ser una buena inversión, especialmente si la elección es acertada: solo hay que adquirir una sartén esmaltada de calidad.

Este tipo de sartenes suelen estar hechas de hierro fundido, de acero o aluminio y, posteriormente, se cubren con esmalte, generalmente de porcelana.

Son varios, no obstante, los tipos de sartenes esmaltadas que puedes encontrar en el mercado.

Comparativa de sartenes esmaltadas en 2023

Para ayudarte a decidir, vamos a analizar cuáles son las sartenes esmaltadas más adecuadas para ti que existen en el mercado para, de esta manera, poderte cerciorar de cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades y preferencias.

Para ello hemos considerado tanto las características, como las valoraciones de los usuarios y el precio de los modelos analizados.

3- Sartén paellera de acero esmaltada

Recomendada para los amantes de las paellas y fideuadas.
Dimensiones 10 x 40 x 10 centímetros (largo, ancho y alto)
Material Acero
Peso 1.4 kilogramos

Esta sartén paellera esmaltada está fabricada con acero de gran calidad.

Con esta sartén podrás cocinar tanto arroz como fideuá para 9 personas, gracias a su capacidad.

Tanto el interior como el exterior están esmaltados, por lo que no suelta carbonilla y no traspasa sabor metálico a lo que cocines.

Esta sartén es de lo más práctico, ya que su esmaltado facilita su limpieza y le confiere una gran durabilidad.

Ventajas
  • Apta para gas y vitrocerámica.
  • Fácil limpieza
  • Apta para lavavajillas.
Inconvenientes
  • No apta para inducción

2- Sartén honda esmaltada de aluminio

Recomendada para personas prácticas que adoran todo tipo de cocina, como guisados varios, calderetas o arroces caldosos
Dimensiones 30 x 50 x 30 m (largo, ancho y alto)
Material Aluminio
Peso 2 kilogramos

La hondura de esta sartén facilita la cocina de una multitud de platos.

Con esta sartén vas a poder freír o saltear sin miedo a que se peguen los alimentos, además de preparar deliciosos gazpachos manchegos, guisos de todo tipo, calderetas menorquinas o arroces caldosos.

Es fácil de limpiar y la relación calidad precio es óptima.

Ventajas
  • Fácil limpieza
  • Apta para todo tipo de cocina excepto inducción.
  • Relación calidad precio.
Inconvenientes
  • No apta para horno

1- Sartén esmaltada de hierro

Recomendada para los que adoran la cocina saludable y sin tóxicos.
Dimensiones 56.4 x 30.5 x 9.5 centímetros (largo, ancho y alto)
Material Hierro fundido con mango de madera
Peso 3,05 kilogramos

Con esta sartén redonda de hierro fundido vas a poder saltear y freír verduras, carne, pescado y aves.

Esta sartén, cuyo revestimiento interior es resistente a las rayaduras, es apta para todo tipo de cocinas.

Al tratarse de una sartén de hierro fundido se recomienda cocinar con aceite y limpiarla a mano.

Puedes adquirirla con o sin tapa de cristal a juego.

Ventajas
  • Apta para todo tipo de cocinas, incluida la inducción.
  • Sujeción segura.
  • Allta durabilidad.
Inconvenientes
  • No apta para horno.

Guía para comprar una sartén esmaltada

Si necesitas adquirir o renovar alguna de tus sartenes, las esmaltadas pueden ser una buena opción para ti.

La elección que tomes dependerá, por un lado, de los materiales que más te gusten; en el mercado podemos encontrar sartenes de acero inoxidable, de hierro fundido o de aluminio.

A veces nos dejamos guiar por su diseño, pero tenemos que tener en cuenta muchas otras características antes de elegir, y encontrar aquella sartén que se ajusta a nuestras necesidades, preferencias y costumbres.

Creo que, ante todo, lo importante tener claro para qué queremos una sartén esmaltada. Qué vamos a cocinar con ellas.

Si adoras hornear, decántate por una sartén de hierro colado o por una sartén de acero o aluminio que tenga el mango desmontable.

Sin embargo, si te gustan las sartenes manejables y ligeras de peso, no optes por la sartén de hierro porque pesan mucho más que las de aluminio o acero.

Una buena elección te va a permitir no cambiar de hábitos de cocina, ya que no te verás con límites para ni coacciones a la hora de cocinar debido a una elección precipitada.

Caro no siempre implica calidad, como hemos comentado. Pero tampoco tenemos la garantía que todos los productos baratos sean de calidad.

¿Qué hay que hacer? Pues concentrarte bien en el material de que está hecha la sartén, en sus especificaciones y, sobre todo, que se ajuste a tus necesidades y preferencias de cocina.

Por último y no menos importante: asegúrate que la sartén que compres sea saludable y libre de tóxicos o de productos químicos.

Sé perfectamente que es difícil decidirse ante tanta oferta en el mercado, por la gran variedad de tipos y de marcas. Soy muy consciente de ello.

Es aconsejable, por lo tanto, que consultes la gran gama de sartenes y que tengas a tu alcance.

Lo mejor es entrar en los centros comerciales que tengas en tu localidad. Tienes que sostener con las manos la sartén del Carrefour, de Ikea o de El Corte Inglés.

Podrás decidir con qué sartén vas a cocinar imaginándote con ella en la cocina, preparando los platos de cada día, esmerándote con exquisitos platos o experimentando con nuevas recetas.

«El criterio económico no debería anteponerse jamás a tu salud. Adquiere una sartén libre de tóxicos y de productos químicos, aunque tengas que invertir un poco más de dinero.»

¿Qué beneficios tienen las sartenes esmaltadas?

¿Sufres de algún tipo de alergia? Las sartenes esmaltadas son ideales para ti.

Por el hecho de ser esmaltadas, el cuidado higiénico es de lo óptimo y, por lo tanto, la cocción de los alimentos será verdaderamente saludable.

Lo que hace diferente este tipo de sartenes es el esmalte, que no deja de ser una capa parecida al vidrio que se adhiere a los metales de que esté hecha la sartén, hierro, aluminio o acero.

Una sartén esmaltada, además de ser francamente difícil que se deforme con el uso, te permite ahorrar tiempo en la preparación de los platos, ya que la conducción de calor facilita la cocción rápida y de manera uniforme.

Por otro lado, además de prácticas, este tipo de sartén es, desde un punto de vista estético, atractiva.

Tipos de materiales

Si optas por una sartén esmaltada podrás elegir entre sartenes de hierro fundido, acero o aluminio.

Con las sartenes de acero, que pueden ser sometidas a muy altas temperaturas, podrás cocinar en fuegos de gas o de leña, por lo que podrás preparar, en sartenes paelleras esmaltadas, unos arroces espectaculares.

Las sartenes de hierro con un esmaltado están más protegidas del óxido, los alimentos no se pegan y son fáciles de limpiar.

Las sartenes esmaltadas de aluminio son duraderas, fáciles de limpiar y muy atractivas.

Cómo evitar que los alimentos se peguen

En el caso de que tengas una sartén en la cual se pegan los alimentos, te recomendamos los siguientes pasos.

Si se trata de una sartén de hierro, debes seguir, siempre, los consejos y recomendaciones de fábrica.

Quizás las sartenes de hierro, que, por un lado, pueden durarte toda la vida, son las más delicadas en cuanto a cuidados, mantenimiento y limpieza.

Para empezar, una sartén de hierro debe curarse cada cierto tiempo para evitar que no prolifere el óxido y evitar que los alimentos se peguen, ya que con el curado vamos a crear una capa antiadherente natural.

Cómo curar una sartén esmaltada de hierro

El curado no deja de ser aceite –u otro tipo de grasa que hayas decido utilizar– que ha penetrado en la superficie de la sartén, lo que le confiere una capa antiadherente natural.

Es posible que quede una capa de comida en el fondo de la sartén. Si es este el caso, tienes varias opciones:

  1. Lo primero que hay que hacer es precalentar el horno a máxima temperatura, 230 grados.
  2. Mientras se calienta el horno, lava la sartén con jabón y un cepillo. Ahora es el momento de engrasar la sartén, tanto por dentro como por fuera, con aceite de oliva o manteca de cerdo o vegetal.
  3. Unta bien la sartén, tanto por fuera como por dentro, con papel de cocina y, seguidamente, coloca la sartén en el horno durante media hora. De esta manera, la grasa o el aceite penetra en los poros y así creamos la pátina que protegerá nuestra sartén de la oxidación y evitará que se peguen los alimentos.
  4. Pasada media hora, déjala enfriar. Repite este proceso tres veces más.
  5. Antes de cocinar, no obstante, para ayudar a generar la capa antiadherente natural, impregna otra vez la sartén con grasa o aceite y cocínalo. Repite este proceso otra vez.

Pasos de limpieza de una sartén de hierro

En cuanto a su proceso de limpieza, es similar al proceso de curado. Hay que retirar los restos de comida con papel de cocina y seguidamente hay que lavarla con agua, no con jabón.

a) Cuando la sartén todavía está caliente, puedes echarle agua. Sabemos que nunca se debe echar agua en las sartenes convencionales que contienen capas antiadherentes, pero con las de hierro fundido no temas.

b) Utiliza vinagre de vino blanco y sal para restregarla con el papel de cocina.
c) Otro sistema es quemar la comida introduciendo la sartén en el horno a temperatura máxima. Cuando la comida sea se convierta en ceniza, espera a que se enfríe y retírala con un cepillo. No obstante, si optas por este método, hay que volver a curar la sartén, como hemos explicado en el apartado anterior.

Consejos de limpieza de una sartén de hierro

  • Es importante NO utilizar nunca lavavajillas ni un estropajo que raye sobre el hierro fundido, porque puede arrancar el curado y provocar la oxidación de la sartén.
  • Es fundamental secar la sartén por completo con un paño seco, tanto la parte interior como la exterior. Para asegurarte que se seca totalmente puedes introducirla en el horno unos cuantos minutos.
  • Una vez se haya secado la sartén, es conveniente engrasar de nuevo la sartén antes de guardarla: echar unas gotas de aceite y extenderlas con ayuda de papel de cocina, es perfecto para mantener la capa antiadherente natural y evitar la oxidación de la sartén.

Cocinar y limpiar una sartén de acero

Para que los alimentos no se peguen en una sartén de acero, lo primero que debes tener en cuenta es que antes de añadir los alimentos es imprescindible calentar previamente la sartén: cuando la sartén no está suficientemente caliente, los alimentos se pueden pegar.

Un modo para controlar la temperatura de sartén es tirar una gota de agua: cuando la gota de agua se compacte sabrás que la sartén ya tiene la temperatura deseada. Luego solo tienes que secar la gota con un trapo.

Ahora ya puedes añadir el aceite y esparcirlo por toda la sartén.

Puedes ayudarte con un pincel de cocina. Si no dispones de ninguno, puedes esparcir el aceite con un poco de papel de cocina. Pero también puedes esparcirlo si mueves la sartén con cuidado.

Una vez añadas el aceite, baja la temperatura del fuego. Y listo para cocinar.

Aunque algunos fabricantes permiten lavar las sartenes de acero en el lavavajillas porque estas no se oxidan, te recomiendo que las laves a mano; de esta manera, te durarán más.

Limpia siempre tu sartén cuando esté fría y no la dejes nunca en remojo con agua.

Utiliza jabones no demasiado agresivos y pasa siempre una esponja, nunca un estropajo.

En caso de que se te pegue comida, usa una espátula de madera con un poco de agua.

Otro truco para limpiar la sartén de acero inoxidable es añadir agua, ponerla a hervir con unas gotas de vinagre. Te quedará reluciente y como nueva.

Cuidados de la sartén esmaltada de aluminio

Si tu sartén esmaltada es de aluminio, te recomendamos que tengas cierto cuidado a la hora de lavarla.

Un error común en las sartenes de aluminio es lavarlas en caliente, justo después de su uso.

Es preciso dejar controlar nuestra impetuosidad que la sartén de acero se enfríe antes de lavarlas.

Otro punto importante es que jamás, jamás, dejes una sartén de aluminio en remojo, ya que podrías dañar el esmaltado y los alimentos, indefectiblemente, se pegarían.

Fabulosa receta en sartén honda esmaltada

Con las sartenes esmaltadas puedes poner a prueba tu imaginación y cualidades culinarias, ya que va a poder hacer un sinfín de platos, desde guisos variados a calderetas, pasando por arroces caldosos o gazpachos manchegos.

Opiniones de los compradores

«La sartén honda esmaltada es tradicional y los platos que preparo en ella, también. La caldereta menorquina en esta sartén me queda de rechupete. Cuando mi familia ve que la saco del armario de la cocina ya se empiezan a chupar los dedos.»
Antonia Morales Guzmán
“Desde que adquirí una sartén paellera esmaltada soy el rey de las comidas familiares y de amigos. No paro de preparar arroces para todo el mundo y disfruto probando distintos tipos de arroces e, incluso, de fideuás”.
José Luis Montero Perales
«Recomiendo muchísimo las sartenes de hierro esmaltadas, ya que en ellas no se nota el sabor a hierro y, si las curas y tratas con mimo, te duran y duran. Quizás son un poco caras, pero, sin duda alguna, son una muy buena inversión.»
Gracita Andújar Polanco

Preguntas Frecuentes (FAQ)

¿Qué hacer si se pegan los alimentos en una sartén de hierro esmaltada?
En primer lugar, si se pegan los alimentos es que, en el proceso de mantenimiento o lavado, hemos hecho algo erróneo: no curar bien la sartén, no secarla bien… Para recuperar tu sartén de hierro basta con hacerle un curado completo, como si la adquirieras por primera vez. Una vez hecho, haz un curado periódicamente. No olvides que una sartén de hierro debe secarse después de su lavado para evitar que se oxide y que, antes de almacenarla, es conveniente que la cubras con una pequeña capa de aceite de oliva.

¿Puedo dejar una sartén de aluminio esmaltado en remojo?
Jamás dejes una sartén de aluminio en remojo. De hecho, te diría que jamás dejes una sartén, del material que sea, en remojo. Debes esperar que la sartén se enfríe y entonces empezar el proceso de lavado. Solo así asegurarás un buen mantenimiento de tu sartén y le conferirás mayor duración.
¿Cómo cocinar en una sartén de acero sin que se peguen los alimentos?
Un error frecuente que cometemos a la hora de cocinar en una sartén de acero esmaltada es introducir la comida antes de tiempo. Es preciso que la sartén esté previamente calentada antes de colocar los alimentos en ella. Para tener la seguridad que la sartén tiene la temperatura óptima, basta con tirar una gota de agua en ella; si esta se compacta, significa que ya puedes cocinar; pero antes, seca bien la gota de agua con un trapo.

Sobre la autora

autora-laura Soy Laura Ortiz y soy madre de Alberto y de María. Siempre me he preocupado por su salud y la de toda la familia, siendo esta la principal razón por la que además de vigilar qué alimentos compro en el supermercado, me preocupo siempre de elegir las mejores sartenes y utensilios de cocina con los que preparo todas las comidas.
Invierto mi tiempo libre en hacer deporte, cocinar, practicar yoga y, cuando el trabajo me lo permite, en leer. Pero sobre todo invierto mi tiempo en averiguar la mejor manera de mantener mi salud y la de mis seres más queridos. Investigar sobre cuáles son las mejores sartenes con las que cocinar en cada ocasión es un reto muy gratificante y confío que el resultado te sea de mucha utilidad, porque si has llegado hasta aquí significa que compartes el deseo de cuidarte a ti y el de cuidar a toda tu familia.

Última actualización en Febrero de 2023

Bibliografía y referencias

Entradas relacionadas

¡Valora este artículo!

5/5 - (1 voto)