Saltar al contenido

Las 3 mejores sartenes para horno en 2024

Cocinar al horno tiene un sinfín de ventajas, pero la primera, y principal, es que es mucho más sano, ya que puedes cocer muchos alimentos sin tener que freírlos.

Por otro lado, ¿te has planteado alguna vez que hay una cantidad ingente de platos que puedes cocinar en el horno? Platos que nunca te habías planteado hornear.

¿Que qué puedes cocinar en el horno? Pues, fíjate, desde el típico asado, gratinado y la típica pizza, o pescado, galletas, fideuá, verduras, pan… a un arroz o paella, una ratatouille, unas albóndigas en salsa, patatas chip, etc.

Pero para ello necesitas una sartén o cacerola apropiada para horno. No puedes hornear en cualquier utensilio. ¿Cuáles son las sartenes más adecuadas para meter en un horno?

Las sartenes para hornear más vendidas de 2024

El tipo de sartenes que puedes introducir en el horno son las antiadherentes, aunque no todas; las de acero inoxidable y, por último, las de hierro.

Primero de todo, vamos a analizar cuáles son las más adecuadas que podemos encontrar en el mercado y así cerciorarnos de cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades y preferencias.

Para decidir cuál es la mejor sartén hemos considerado tanto sus características, como las valoraciones de los usuarios y el precio de los modelos analizados.

1- Sartenes con mango extraíble: Tefal Ingenio Expertise

Recomendada para persona prácticas que optan por una cocina saludable.
sarte horno mango
Dimensiones 43,9 x 28 x 8 centímetros (largo, ancho y alto)
Material Aluminio con extra titanio
Peso 2,01 kilogramos

Para empezar aquí tenemos un clásico: las sartenes con mango extraíble.

Este tipo de sartén tiene la ventaja que dispone de un revestimiento antiadherente. Las sartenes antiadherentes pueden ser de acero inoxidable, aluminio o de hierro.

El revestimiento antiadherente que contienen estas sartenes impide que los alimentos se peguen, son fáciles de limpiar, muy resistentes a prueba de impacto y rayaduras, y su mantenimiento es prácticamente nulo.

El revestimiento antiadherente, por ejemplo, de Tefal Ingenio Expertise tiene seis capas extra de titanio, es altamente resistente, además de libre de PFOA, de plomo y de cadmio, por lo que podrás preparar platos saludables para ti y tu familia.

Su superficie amplia y base gruesa hacen de esta sartén un utensilio ideal para cocinar los alimentos de forma homogénea, ya que la repartición del calor es inmejorable.

El mango de esta sartén, extraíble e intercambiable, es seguro gracias a sus tres puntos de fijación y puede soportar hasta 10 kg. Por otro lado, está hecho de materiales resistentes y se puede incorporar con un solo clic, por lo que es una herramienta muy práctica y sencilla de utilizar.

Ventajas
  • Apta para horno.
  • Apta para todo tipo de cocina: gas, vitrocerámica o inducción.
  • Apta para lavavajillas.
Inconvenientes
  • Temperatura máxima en horno: 175 º

2- Sartén de acero inoxidable: Le Creuset 3-Ply

Recomendada para quienes adoran cocinar todo tipo de platos.
sarten acero inoxidable horno
Dimensiones 27 x 9 x 27 cm (largo, ancho y alto)
Material Acero inoxidable
Peso 1,52 kg

Las sartenes de acero inoxidable permiten altas temperaturas y, por consiguiente, cocciones rápidas.

Este tipo de sartenes están libres de tóxicos, son fáciles de limpiar, tienen una gran durabilidad y, a diferencia de las de hierro, no necesitan curarse.

La sartén Le Creuset 3-Ply, por ejemplo, es de una gran calidad y está fabricada en tres capas (acero inoxidable, aluminio y acero cromado).

Con ella podrás cocinar de manera rápida y ahorrar energía, ya que tiene una excelente conductividad. Además, puede retener y distribuir de manera uniforme el calor gracias a las tres capas de distinto material.

Tiene un diseño elegante y práctico, con un diseño simple y atemporal, con un margo ergonómico remachado y borde anti goteo en todo el diámetro.

Ventajas
  • Ahorro energético.
  • Apta para lavavajillas..
  • Apta para todo tipo de cocina: gas, vitrocerámica o inducción.
Inconvenientes
  • Resistente al horno hasta 220º

3- Sartenes de hierro fundido

Recomendada para los amantes de la cocina tradicional de toda la vida.
sarten hierro fundido
Dimensiones 33.1 x 29.9 x 8.7 cm (largo, ancho y alto)
Material Hierro fundido
Peso 1,7 kg

Son las sartenes de toda la vida. Muchas familias incluso las han heredado.

Las sartenes de hierro son ofrecidas por sus fabricantes con un tratamiento de engrasado previo. No obstante, es aconsejable hacer la primera curación antes de su primer uso. Si quieres saber cómo se cura una sartén de hierro, consulta aquí: sartenes de hierro.

Este tipo de sartenes están fabricadas de una sola pieza: no contienen partes unidas a posteriori, como mangos, por lo que pueden ir directamente al horno.

De todas maneras, hay que ir con cuidado, ya que se calientan muy rápidamente. Lo cual, no obstante, no deja de ser una ventaja, porque pueden soportar altas temperaturas, además de conservar el calor eficientemente.

La sartén de hierro fundido puede filtrar un poco de hierro en la comida, lo que es bueno para la salud, puesto que nos ofrece un aporte de hierro de manera natural.

Para limpiar estas sartenes nunca utilices jabón; simplemente frota la sartén con un cepillo duro y agua caliente. No olvides secarla por completo a fin de evitar su oxidación.

Ventajas
  • Aporte natural de hierro en la comida.
  • Ideal para guisos, estofados, arroces.
  • Apta para todo tipo de cocina: gas, vitrocerámica o inducción.
Inconvenientes
  • El peso: 1,7 kg.
  • No apta para lavavajillas.

¿Por qué cocinar al horno es una buena opción?

Aunque en las recomendaciones de los fabricantes se permite lavar las sartenes antiadherentes en el lavavajillas, es preferible lavarlas a mano simplemente porque, de esta manera, puedes alargar la vida al revestimiento antiadherente de tu sartén.

Hay poca costumbre de cocinar en el horno. Lo empleamos para gratinar, para hacer algún pescado, algún pastel… Pero no le sacamos suficiente provecho.

Incluso tenemos el típico utensilio que solo usamos en el horno: el molde para pasteles, bandejas para pescado o carnes… sin embargo, no sacamos provecho a otras herramientas que tenemos en la cocina, como, por ejemplo, las sartenes.

Ahora bien, como hemos dicho anteriormente, no todas las sartenes pueden ir al horno. Básicamente, hay tres tipos de sartenes que podemos introducir en el horno y que soporten altas temperaturas: antiadherentes, acero inoxidable y hierro.

Pues sí, no tenemos costumbre de meter una sartén en el horno, pero hacerlo aumenta muchísimo las posibilidades de cocinar platos distintos, sabrosos y saludables.

Al introducir una sartén en el horno, puedes hacer todos los pasos de una receta en solamente en un utensilio.

Por ejemplo, puedes hacer un sofrito o cualquier tipo de salteado en el fogón y posteriormente puedes pasar la sartén al horno sin tener que cambiar de utensilio para ello; de este modo, ahorras tiempo y, sobre todo, te ahorras de limpiar otro recipiente.

Otra posibilidad que te permite el horno es calentar en la misma sartén una comida que has preparado anteriormente sin necesidad de arriesgarte a que el plato se pegue o se queme en la sartén si lo vuelves a colocar en el fogón.

De esta forma, no hay necesidad de ensuciar otro recipiente, que es lo que pasaría si optases por utilizar el microondas.

Finalmente, si tienes que comprar o renovar tus utensilios de cocina, puedes ahorrar tanto espacio y, naturalmente, dinero, ya que no tendrás que comprar uno para el fogón y otro para el horno, pues con uno será suficiente.

Cuidados de las sartenes para horno

Como hemos comentado, las sartenes aptas para horno son las antiadherentes, las de acero inoxidable y las de hierro.

Una sartén antiadherente tiene que ser de buena calidad, lo cual garantiza su durabilidad y la salubridad de los alimentos que cocines en ella.

A pesar de que las sartenes antiadherentes pueden introducirse en el horno, tienes que tener cuidado de no someterlas a temperaturas muy altas: mejor a temperaturas media o baja, para asegurarnos la duración del revestimiento antiadherente.

Por otro lado, usa utensilios de silicona o de madera para tratar los alimentos que introduzcas y no utilices nunca los metálicos, porque podrías rallar y, por lo tanto, deteriorar tu sartén.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que, aunque en las recomendaciones de los fabricantes se permite lavar las sartenes antiadherentes en el lavavajillas, es preferible lavarlas a mano simplemente porque, de esta manera, puedes alargar la vida al revestimiento antiadherente de tu sartén.

Y nunca, nunca, nunca emplees una sartén antiadherente rallada, ya que podría desprender en tu comida sustancias tóxicas y dañinas para tu salud. En este caso, no dudes en adquirir una de nueva.

En cuanto a las sartenes de acero inoxidable, puedes lavarlas tanto a mano como meterlas en el lavavajillas. Si las lavas a mano, no utilices nunca lejía ni otros productos abrasivos ni estropajos que puedan rallar.

Para limpiar restos pegados en ellas, pon agua en ebullición en la misma sartén; de esta manera, se va a desprender fácilmente los residuos de comida pegados en ella.

Si, aun así, no consigues limpiarla del todo, un truco para que las sartenes de acero inoxidable queden como nuevas es verter agua y bicarbonato de sodio sobre la sartén.

Ahora ya puedes limpiarla con un paño o estropajo suave. También puedes utilizar un trozo de papel de aluminio enrollado para frotar aquellos puntos más difíciles de limpiar.

Cuando hayas terminado, vuelve a lavar la sartén con agua y jabón. Eso sí, nunca guardes la sartén con humedad: asegúrate que está bien seca antes de almacenarla.

Finalmente, las sartenes de hierro tienen que lavarse a mano y necesitan un mantenimiento concreto: el curado. Si las tratas con cuidado y mimo, puedes tener la misma sartén durante tu vida, lo que hace de ella una sartén económica.

Cuando termines de lavar una sartén de hierro, sécala cuidadosa y concienzudamente antes de guardarla para así evitar que se oxide.

También puedes frotarla con papel de cocina impregnado de aceite de oliva, que creará una capa protectora muy beneficiosa para tu sartén de hierro.

Finalmente, la puedes someter a altas temperaturas sin miedo a que se estropee.

Las partículas de hierro que se traspasan a algunos alimentos, además de ser sano por el aporte de hierro que ello comporta, dotan al plato de un sabor único y especial, que nos recuerda a los platos clásicos de toda la vida.

Guía para comprar la mejor sartén para horno

Ante todo, hay que tener claro que no todas las sartenes pueden introducirse en el horno. Por ese motivo, es muy importante asegurarnos del sello o símbolo que garantiza que la sartén es apta para horno; en algunos casos, el sello o símbolo puede ir en el fondo difusor.

Algunas de las sartenes que existen en el mercado pueden meterse en el horno hasta 120° o, algunas, hasta 150° de temperatura, pero solo durante unos minutos. Con ellas puedes calentar o gratinar, pero nunca cocinar.

Por este motivo, es crucial que leas con atención las recomendaciones del fabricante de las sartenes que tienes en casa y, naturalmente, antes de adquirir una sartén nueva.

Si tienes que adquirir una, opta por una antiadherente, de acero inoxidable o de hierro.

Tienes que escoger una sartén para horno que pueda soportar temperaturas altas, que puedan alcanzar de 180° a 250°.

Este tipo de sartén tiene que ser de calidad, para que no se estropeen y su duración sea óptima.

Pero, sobre todo, estas sartenes no pueden contener partes de madera ni de plástico, ya que son elementos que no soportarían las altas temperaturas: podrían quemarse, derretirse y emanar olores desagradables que, además de ser tóxicos, podrían impregnarse en los platos que preparas.

No obstante, aunque es preferible que las sartenes para horno dispongan de mango extraíble, las sartenes de hierro, que suelen estar hechas de una sola pieza, no carecen de él. En este caso, asegúrate de utilizar guantes protectores para no quemarte.

Finalmente, en el mercado vas a encontrar un sinfín de sartenes tanto de hierro, de acero inoxidable como antiadherentes.

Es difícil decidirse ante tanta oferta en el mercado, por la gran variedad de tipos de sartenes y de marcas. Soy muy conscientes de ello.

Por otro lado, los diseños, en fusión de la marca, pueden variar ostensiblemente. Hoy en día, las principales marcas de sartenes combinan diseño con calidad.

Es aconsejable, por lo tanto, que consultes la gran gama de sartenes que existe en el mercado para horno. Lo mejor es entrar en los centros comerciales que tengas en tu localidad, como, por ejemplo, el Carrefour o el Corte Inglés, donde podrás verlas de primera mano. Seguro que terminas enamorándote de una de ellas.

Cocina el pescado con el aceite bien caliente pero a fuego medio, para evitar que se quede y que quede crudo por dentro.

Opiniones sobre sartenes para horno

Lo que más valoro de tener sartenes aptas para horno y con mango extraíble es el poco espacio que utilizan. No tengo que tener una sartén para fogones y otro utensilio para horno. Con la misma sartén lo tengo todo. Por otro lado, al tener mango extraíble las sartenes son apilables y no me ocupan espacio. Tengo una cocina muy pequeña. Por eso estoy encantada.
Marisa Casas
Para mí lo mejor son las sartenes antiadherentes. En el fuego los alimentos no se pegan y al poder ir al horno no tengo que estar cambiando de utensilio ni tener que lavar doble después.
Francisco Sousa
Soy feliz con la sartén de hierro de mi madre, que antes fue de mi abuela. La única pega es que pesa mucho y necesito unas buenas manoplas para manipularla. Pero esto no es nada en comparación con el sabor que adquieren los alimentos y lo bien que quedan mis platos.
María Paredes

Preguntas Frecuentes (FAQs)

¿Todas la sartenes pueden ir al horno?
No. No todas las sartenes pueden ir al horno. Básicamente, hay tres tipos de sartenes que podemos introducir en el horno y que soporten altas temperaturas: antiadherentes, acero inoxidable y hierro.

¿Las sartenes antiadherentes son aptas para el lavavajillas?
En principio sí. Toda sartén antiadherente puede lavarse en el lavavajillas, pero te recomendamos que las laves a mano porque de esta manera vas a alargar la vida del revestimiento antiadherente de tu sartén.

¿Es aconsejable dejar las sartenes antiadherentes o de hierro en remojo?
No. Nunca las dejes en remojo ni las laves todavía calientes. El remojo y lavar con temperatura puede dañar el revestimiento antiadherente y, por otro lado, puede oxidar tu sartén de hierro.

Sobre la autora

autora-lauraSoy Laura Ortiz y soy madre de Alberto y de María. Siempre me he preocupado por su salud y la de toda la familia, siendo esta la principal razón por la que además de vigilar qué alimentos compro en el supermercado, me preocupo siempre de elegir las mejores sartenes y utensilios de cocina con los que preparo todas las comidas.
Invierto mi tiempo libre en hacer deporte, cocinar, practicar yoga y, cuando el trabajo me lo permite, en leer. Pero sobre todo invierto mi tiempo en averiguar la mejor manera de mantener mi salud y la de mis seres más queridos. Investigar sobre cuáles son las mejores sartenes con las que cocinar en cada ocasión es un reto muy gratificante y confío que el resultado te sea de mucha utilidad, porque si has llegado hasta aquí significa que compartes el deseo de cuidarte a ti y el de cuidar a toda tu familia.

Última actualización en Julio de 2024

Bibliografía y referencias

Entradas relacionadas

¡Valora este artículo!

5/5 - (1 voto)