Saltar al contenido

Las 3 mejores sartenes para freír de este 2023

Si necesitas adquirir sartenes para freír o deseas renovar las que ya tienes, es necesario, ante todo, que te decidas entre una sartén freidora o directamente por una freidora.

Por un lado, puedes elegir entre sartenes de acero, de aluminio, de hierro, de gran calidad y antiadherentes, y, por otro lado, tienes una amplia gama de freidoras eléctricas. En cuanto a estas últimas, hay que tener en cuenta que en el mercado existen, entre otras, freidoras eléctricas de aceite o freidoras de aire.

De sartenes para freír y freidoras vamos a encontrar de varios tipos en el mercado.

Sartenes para freír o freidoras 2023

Para ayudarte a decidir, vamos a analizar cuáles son las sartenes freidoras y las freidoras más adecuadas para ti que existen en el mercado para, de esta manera, poderte cerciorar de cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades y preferencias.

Para ello hemos considerado tanto las características, como las valoraciones de los usuarios y el precio de los modelos analizados.

1- Sartén antiadherente de acero inoxidable

Recomendada para persona prácticas y con poco tiempo.
Dimensiones 38.5 x 21.1 x 8.54 centímetros (largo, ancho y alto)
Material Acero inoxidable
Peso 130 gramos

Las sartenes antiadherentes de acero inoxidable son una buena opción para realizar nuestras frituras, aunque no debes desdeñar en absoluto las sartenes de aluminio o de hierro.

Una sartén como esta, de base ancha y plana con lados acampanados, es un utensilio práctico para voltear o girar fácilmente los alimentos.

Está confeccionada con acero inoxidable duradero con acabado exterior pulido de plata y recubrimiento interior antiadherente de teflón para liberar alimentos sin esfuerzo.

Su mango de baquelita no se calienta, por lo que podemos manipular esta sartén cómodamente sin miedo a quemarnos.

El agujero en el mango nos ofrece la opción de colgar la sartén si así lo deseamos.

Esta sartén es apta para todas las fuentes de calor, incluida la inducción.

Podemos introducirla sin reparo en el horno y, en cuanto a su limpieza, la podemos lavar a mano o meter en el lavavajillas, lo que hace de esta sartén una herramienta práctica, útil y fácil de limpiar.

Ventajas
  • Apta para cocina de gas o vitrocerámica.
  • Muy ligera.
  • Apta para lavavajillas y horno.
Inconvenientes
  • No se puede lavar con estropajo de metal

2- Sartén honda con cesto

Recomendada para los amantes de las croquetas caseras y de su inigualable sabor.
Dimensiones 40 x 24.5 x 9 cm (largo, ancho y alto)
Material Aluminio
Peso 400 gramos

Con esta sartén honda podrás freír en poca cantidad de aceite desde patatas fritas, croquetas u otros alimentos.

Esta sartén con cestillo para freír, fabricada en Italia, contiene el revestimiento Hardoise, con efecto piedra, por lo que podrás cocinar todo tipo de recetas de forma segura, ya que este revestimiento es resistente a arañazos y abrasiones.

El cuerpo de aluminio de alto espesor permite una distribución uniforme del calor en toda la superficie, por lo que no solo podrás ahorrar energía, sino que podrás cocinar, saltear platos y cocinar con poco aceite cuando lo desees.

El mango está fabricado en baquelita para evitar el sobrecalentamiento y, así, evitar posibles accidentes.

El diseño italiano de esta sartén le confiere un agarre fácil y seguro.

Puedes utilizar esta sartén con todas las fuentes de calor, excepto inducción, y puedes lavarla fácilmente a mano o bien introduciéndola en el lavavajillas.

No menos importante es que tenemos ante nosotros una sartén sin níquel, sin PFOA, sin bisfenol A y sin metales pesados, por lo que podrás cocinar platos saludables para ti y para las personas que más quieres.

Ventajas
  • Mango en baquelita.
  • Agarre fácil y seguro.
  • Apta para lavavajillas.
Inconvenientes
  • No apta para inducción

3- Freidora eléctrica

Recomendada para los que adoran las patatas fritas y los aperitivos.
Dimensiones 41.2 x 26 x 22 cm (largo, ancho y alto)
Material Acero inoxidable
Peso 2,33 kilogramos

Las freidoras son similares a una sartén pero con mayor capacidad para freír un gran número de alimentos.

Con esta freidora eléctrica, clásica, como las de toda la vida, podemos ofrecer a toda la familia patatas fritas y toda una variedad de aperitivos gracias a su capacidad de tres litros.

La zona fría que contiene evita que los restos de comida se quemen, además de que mantiene el aceite totalmente limpio.

En esta freidora vas a poder regular el aceite hasta 190 °C. Por ese motivo, podrás seleccionar diferentes temperaturas en función de los alimentos que quieras cocinar.

Puedes cocinar pescado y verduras a 170 °C y las patatas, además de los alimentos que tengas congelados, a 190 °C.

Es una maravilla limpiar esta freidora, ya que contiene varias piezas que son aptas para el lavavajillas.

Gracias a su potencia de 2.000 W esta freidora se calienta rápidamente.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que, de freidoras, actualmente, hay de varios tipos.

Ventajas
  • Volumen de tres litros.
  • ITemperatura regulable hasta 190 ºC.
  • Algunas piezas son aptas para lavavajillas.
Inconvenientes
  • Filtro de seguridad no incluido.

¿Freír sin aceite es freír?

Técnicamente, no. Freír sin aceite, no es freír, ya que sin aceite no es posible una fritura.

Según la Wikipedia: «La fritura es un tipo de cocción seca, en la cual el alimento se somete a una inmersión rápida en un baño de grasa o aceite a temperaturas altas, de entre 150 y 180 grados».

El término también se aplica al alimento resultante, que queda seco, crujiente y dorado. A esta acción se le denomina freír. El uso de la forma verbal «fritar» está limitado regionalmente.

En realidad, freír es cocinar un alimento sumergido en aceites u otro tipo de grasas sometidos a ciertas temperaturas.

Desde este punto de vista, pues, todo lo que sea cocinar sin aceite o grasa no es, técnicamente, una fritura, aunque, es cierto, hay freidoras domésticas que pueden simular en mucho la cocción con grasa.

Si sumergimos un producto en aceite sometido a temperatura alta, el agua que contiene el alimento se evapora y, simultáneamente, absorbe aceite.

Cuando el alimento se fríe, tiene lugar un proceso de deshidratación que consiste en el recubrimiento que se crea al rededor del alimento, que impide que se evapore demasiada agua. Esto sucede a 170 °C.

Tipos de freidoras

Consumir pescado nos ayuda a mantener una buena salud cardiovascular y a mantener a raya el colesterol, tan perjudicial para nuestra salud.

Con las freidoras eléctricas clásicas, de toda la vida, puedes cocinar con aceite del tipo que prefieras, de oliva, de girasol

Actualmente, en el mercado existen una gran variedad de freidoras con las que, aunque puedes cocinar los mismos tipos de alimentos, podrás experimentar con distintas formas para cocinarlos.

Freidoras que requieren aceite

Como hemos comentado antes, son las clásicas, las de toda la vida. Las más habituales, las que puedes encontrar en cualquier vivienda.

Son fáciles de usar y la mayoría de ellas son eléctricas, se calientan muy rápido y puedes ahorrar tiempo.

¿Qué puedes cocinar? Lo que quieras: desde unas croquetas caseras a unas patatas fritas congeladas.

Las puedes encontrar de varios tamaños, en función de tus necesidades y preferencias.

Freidoras eléctricas

Las freidoras eléctricas son una opción popular para cocinar alimentos fritos en casa.

Estas freidoras utilizan un elemento de calefacción eléctrico para calentar el aceite, lo que hace que sean fáciles de usar y controlar.

Algunas de las características y ventajas de las freidoras eléctricas incluyen:

  1. Control de temperatura: Muchas freidoras eléctricas vienen con un control de temperatura que permite ajustar la temperatura del aceite para diferentes tipos de alimentos.
  2. Temporizador: Algunas freidoras eléctricas vienen con un temporizador que permite cocinar los alimentos por un período de tiempo específico.
  3. Fácil de limpiar: Muchas freidoras eléctricas tienen partes desmontables que se pueden limpiar fácilmente en el lavavajillas.
  4. Capacidad de gran capacidad: Existen freidoras eléctricas con gran capacidad, lo que es ideal para cocinar grandes cantidades de alimentos para una familia o para un evento.
  5. Fácil de usar: Las freidoras eléctricas son fáciles de usar, simplemente se enchufa y se ajusta la temperatura deseada.

Además de las características y ventajas mencionadas anteriormente, algunas freidoras eléctricas también vienen con características adicionales que pueden ser útiles para cocinar alimentos fritos.

Algunos ejemplos incluyen:

  1. Pantalla digital: Algunas freidoras eléctricas vienen con una pantalla digital que muestra la temperatura del aceite y el tiempo de cocción.
  2. Filtro de olores: Algunas freidoras eléctricas vienen con un filtro de olores que ayuda a reducir el olor de los alimentos fritos en la cocina.
  3. Divisor de alimentos: Algunas freidoras eléctricas vienen con un divisor de alimentos que permite cocinar diferentes tipos de alimentos al mismo tiempo sin mezclar los sabores.
  4. Control de vaporeo: Algunas freidoras eléctricas vienen con un control de vaporeo que permite cocinar los alimentos con vapor en lugar de freírlos en aceite.

Sin embargo, algunas desventajas de las freidoras eléctricas son: su precio puede ser más elevado que otras opciones de freidoras, y algunos modelos pueden ocupar mucho espacio en la cocina.

También debes tener en cuenta que, al igual que cualquier freidora con aceite, son menos saludables debido al alto contenido de grasas y calorías en los alimentos fritos.

Es importante usarlas con moderación y elegir aceites saludables y de alta calidad para cocinar

Freidoras de aire

Este tipo de freidora se caracteriza porque puedes cocinar cualquier alimento sin aceite, por lo que podemos preparar platos mucho más saludables.

Disponen de unas resistencias que activan un sistema de aire caliente que se distribuye por medio de ventiladores.

Así pues, el aire caliente circula por los alimentos y los cocina y los dora sin necesidad alguna de utilizar aceite u otro tipo de grasa.

Solo es necesario una pequeñísima cantidad de aceite, el equivalente a una cucharada, para iniciar el proceso y configurar la temperatura que se desee.

Entre los beneficios de cocinar con este tipo de freidora, además de ahorrar aceite y de preparar platos saludables, hay el de consumir pocas calorías.

Si estamos a dieta, pero tenemos el capricho de prepararnos unos nuggets o unas patatas fritas con este tipo de freidora, minimizamos el impacto calórico.

Otra ventaja de estas freidoras es el tiempo invertido, ya que se trata de freidoras que requieren menos tiempo de cocinado y que, por otra parte, se pueden programar y asignar la potencia que deseemos.

Por otro lado, otro beneficio no menos importante es el ahorro de energía, puesto que este tipo de freidora gasta muy poco.

¡Por cierto! ¿Sabías que alguna de estas freidoras puede programarse mediante una aplicación de móvil? Puedes utilizar estas freidoras en remoto y encenderlas y apagarlas cuando desees mediante el móvil.

¿Te estás preguntando por su mantenimiento? Pues, no te preocupes. Si te decides por ellas, ten en cuenta que requieren un mantenimiento sencillo: son muy fáciles de limpiar y con productos básicos.

Además, en la gran mayoría de los casos pueden colocarse en el microondas.

Por otra parte, en el mercado y en las redes sociales puedes adquirir una gama considerable de recetas para freidoras de aire sin aceite.

Freidoras de agua y aceite

Una buena opción para las viviendas es la freidora de agua y aceite, ya que permiten que el aceite se conserve durante mucho más tiempo y más limpio.

Pero si dispones de un restaurante y tienes que hacer muchas patatas fritas o croquetas también puedes disponer de esta freidora porque te será muy práctica.

Con su sistema de filtrado, los restos de alimentos fritos o de harina pasan donde está el agua. Con este proceso, el aceite no absorbe sabores fácilmente de los alimentos que estás cocinando, no vas a acumular residuos y vas a ahorrar y a rentabilizar cada litro de aceite.

Estas freidoras llevan consigo un sistema de desagüe por el que se puede quitar el agua sucia. Por otra parte, disponen de rejillas movibles para calentar solamente una parte del aceite si lo que vamos a freír es poca cantidad.

Freidoras de gas

Las freidoras de gas son dispositivos de cocina que utilizan gas como fuente de energía para calentar el aceite y freír alimentos.

A menudo se utilizan en restaurantes y fábricas donde se procesan alimentos debido a su capacidad para calentar el aceite de manera rápida y mantener una temperatura constante.

Sin embargo, también se pueden utilizar en el hogar para freír alimentos en casa.

Por consiguiente, este tipo de freidora es muy utilizada en la cocina profesional, por lo que es habitual encontrarlas en restaurantes.

De freidoras de gas se pueden encontrar de varios tamaños y, según este, el precio será más o menos asequible.

Las de mayor tamaño son denominadas de pie y las de menor medida son denominadas de sobremesa.

Una de las ventajas de las freidoras de gas es su capacidad para calentar el aceite de manera rápida y mantener una temperatura constante.

Esto permite freír los alimentos de manera uniforme y evitar que se quemen o se cocinen de manera desigual.

También son más eficientes energéticamente que las freidoras eléctricas, ya que el gas se quema directamente para calentar el aceite.

Otra ventaja de las freidoras de gas es que son más fáciles de limpiar que las eléctricas.

El aceite se puede drenar fácilmente y no hay componentes eléctricos que deban ser limpiados.

Sin embargo, una desventaja es que requieren una conexión de gas para funcionar, lo que puede ser un problema en algunos lugares.

En cuanto a su uso, las freidoras de gas son ideales para freír una gran variedad de alimentos, como patatas fritas, croquetas, pollo frito, donas o churros.

Además, son ideales para uso en restaurantes o lugares donde se requiera freír grandes cantidades de alimentos. Sin embargo, también son adecuadas para su utilización en el hogar.

En resumen, las freidoras de gas son una excelente opción para freír alimentos, ya sea en un restaurante, fábrica de procesamiento de alimentos o en el hogar.

Son eficientes, fáciles de limpiar y permiten una cocción uniforme de los alimentos, aunque requieren una conexión de gas para funcionar.

Freidoras de alto rendimiento

Este tipo de freidora también es empleada en la cocina profesional, por lo que es muy útil en lugares donde hay la necesidad de cocinar varios alimentos simultáneamente.

Por ese motivo, son ideales para preparar comida rápida y es común, también, encontrarlas en restaurantes.

Freidoras industriales a presión

Este tipo de freidora tienen un funcionamiento muy parecido a las ollas de presión y son conocidas porque son altamente rápidas a la hora de freír los alimentos.

Son freidoras de fácil manejo y mantenimiento. Consumen muy poca energía, pero tienen el inconveniente que no pueden alcanzar temperaturas altas.

No obstante, el resultado de los fritos con estas freidoras es bajo en grasa y saludable, ya que los alimentos cocinados en ellas absorben menos grasa.

Consejos para utilizar bien las freidoras

Lo principal que hay que tener en cuenta es la seguridad, porque con el aceite o grasa a altas temperaturas puedes dañarte si no vas con cuidado.

Por otra parte, intenta cocinar siempre con el espacio suficiente al rededor, la de freidora, porque un exceso de objetos, además de ser incómodo, supone un riesgo, por los derrames que podrían producirse.

Otro aspecto importante es el aceite.

Ten en cuenta que cocinar con aceite de oliva es más sano, ya que contiene menos grasas saturadas y colesterol que otros tipos de aceite, pero hay que ir con cuidado, porque el aceite de oliva puede ser perjudicial en las frituras.

El hecho de someterlo a altas temperaturas puede cambiar de sabor y transmitir cierto sabor amargo a los alimentos.

El aceite debe mantenerse limpio. Si bien es cierto que las freidoras que contienen un sistema de filtrado facilitan el mantenimiento del aceite limpio por más tiempo, debemos controlar la calidad del aceite: cuando cambia de color y empieza a oscurecer, cámbialo.

Alimentos congelados

Un hecho clásico y sabido es que los alimentos a freír deben estar totalmente secos, ya que el contacto de agua o de elementos mojados con el aceite caliente puede provocar reacciones peligrosas, como que el aceite salpique y nos provoque quemaduras en la cara, manos o pecho.

En cuanto a los alimentos congelados, como patatas o croquetas, sumérgelos siempre mientras estén todavía congelados, porque se va a formar una capa crujiente mientras el interior se mantendrá suave.

Utiliza siempre la cantidad de aceite necesaria, porque de lo que se trata es de que puedas sumergir los alimentos por completo en la cesta para conseguir una fritura rápida sin necesidad de girar los alimentos.

Con menos aceite del indicado, podría no regularse la temperatura de manera idónea y, por lo tanto, podría quemarse la comida que quieres preparar.

Limpieza

La limpieza para el buen uso de toda freidora es muy importante. Cuando termines de cocinar, limpia el cuerpo de la freidora, tanto en el interior como en el exterior, y elimina residuos de alimentos o de grasa.

En caso de tener una freidora de acero inoxidable, es muy probable que se llene de manchas como huellas dactilares o restos de alimento.

Para acabar con esta suciedad, puedes hervir un poco de agua con una cantidad de detergente; aplica esta solución en la superficie de acero con cuidado de no mojar las piezas eléctricas.

Algunos modelos de freidoras contienen partes que, según recomendaciones del fabricante, pueden ser introducidas en el lavavajillas. Pero hay que ir con cuidado de no colocar dentro las partes no aptas para ello.

Filtros de olor

Si detectamos marcas de aceite en los bordes de la freidora hay que frotar con un paño húmedo de acetona, ya que si se dejan por mucho tiempo nos podrá resultar difícil eliminarlas.

En cuanto a los filtros de olor, tengamos en cuenta que también es necesario que les dediquemos un cuidado específico, pues pueden llenarse de partículas de aceite, taponarse e impedir que el aire se ventile. Por ese motivo, hay que reemplazarlos de vez en cuando.

Encontrarás en el mercado dos tipos de filtro. Por un lado, los redondos de carbón; son los más resistentes, por lo que los puedes reemplazar tras 35 usos.

Por otro lado, tenemos los filtros cuadrados de malla fina, que tienen que sustituirse a los 20 empleos.

Con una buena limpieza, pues, tendrás un utensilio higiénico y alargarás la vida de tu freidora.

La fritura perfecta

Ante todo, hay que tener en cuenta que hay varios tipos de frituras: con rebozado o sin. Y en cuanto al rebozado, podemos detallar varios tipos.

Los rebozados

  • Por un lado, tenemos el clásico rebozado con harina y huevo. Hay que pasar el alimento primero en harina y luego en huevo y seguidamente lo freímos en aceite. Es frecuente este tipo de rebozado en pescados y verduras. El papel de la harina en este caso es que el huevo quede adherido al alimento.
  • El rebozado con harina. Este tipo de rebozado es muy habitual, sobre todo en pescados, albóndigas y ciertas carnes. Consiste en pasar el alimento por harina antes de sumergirlo en aceite.
  • Rebozado empanado. En este caso pasamos el alimento por harina, huevo y, finalmente, por pan rallado. Se suele utilizar en croquetas, carnes o pescados.
  • Rebozado con masa Orly. Puede elaborarse con harina y cerveza, o con agua y levadura o con agua carbonatada. De esta manera, los alimentos quedan crujientes. Con este sistema podemos cocinar calamares, gambas, aros de cebolla, etc.

Las claves para freír de manera perfecta

Ante todo, el aceite debe estar bien caliente y los alimentos que queramos freír deben estar completamente secos.

Ten en cuenta que lo mejor es utilizar un aceite limpio. Si es posible, de un solo uso. Aunque en el caso de que vayamos a usar un aceite que ya ha tenido más de un uso, asegurémonos que no hay residuos de otros alimentos y que el color no está oscurecido.

En caso de reutilizar el aceite, ten en cuenta que el de oliva es el que admite más frituras. Otro aspecto importante es que no mezclemos aceites de distintos géneros.

El rebozado debe aplicarse justo antes de freír, ya que si lo dejamos reposar puede convertirse en una pasta y el rebozado puede no ser óptimo.

La cantidad de aceite tiene que ser la adecuada, como hemos comentado anteriormente.

Cuando saquemos los alimentos del aceite, hay que escurrirlos en seguida con papel absorbente para evitar, entre otras cosas, que el alimento se emblandezca, cosa que ocurriría si los fritos los colocamos sin escurrir uno encima de otro.

Algo muy obvio: consume los alimentos fritos todavía calientes.

Los mejores aceites para freír

Hay varios tipos de aceite que se pueden utilizar para freír los alimentos, cada uno con sus propias características y beneficios.

Algunos de los aceites más comunes utilizados para freír incluyen:

  1. Aceite de girasol: Este aceite es rico en vitamina E y tiene un punto de humo alto, lo que lo hace adecuado para la fritura a altas temperaturas.
  2. Aceite de maíz: Este aceite también tiene un punto de humo alto y es rico en vitamina E. Además, tiene un sabor ligeramente dulce que puede complementar algunos alimentos.
  3. Aceite de canola: Este aceite es bajo en grasas saturadas y tiene un punto de humo moderado, lo que lo hace adecuado para la fritura a medias y altas temperaturas.
  4. Aceite de oliva: Este aceite es rico en grasas saludables y tiene un sabor fuerte y distintivo. Sin embargo, su punto de humo es bajo, por lo que no es adecuado para la fritura a altas temperaturas.
  5. Aceite de coco: Este aceite es rico en grasas saturadas y tiene un punto de humo alto, lo que lo hace adecuado para la fritura a altas temperaturas. Además, tiene un sabor y aroma distintivo de coco.

Es importante tener en cuenta que algunos aceites pueden volverse rancios después de ser utilizados varias veces para freír, por lo que es recomendable cambiarlos regularmente.

Ventajas y desventajas de utilizar freidoras

Tanto por su sabor, como por facilitar la preparación de platos típicos en nuestra cocina, como los rebozados, el pescado frito, las patatas fritas o las croquetas, entre otras delicias, las sartenes freidoras o las freidoras eléctricas se han convertido en un utensilio indispensable en nuestro hogar.

Pero, ¿qué ventajas tiene cocinar en freidora?

Por un lado, podemos preparar nuestros fritos más rápidamente y, por otro lado, tenemos más capacidad en una freidora que en una sartén, por lo que podemos preparar una mayor cantidad de alimentos.

En cuanto al resultado, hay que añadir que los alimentos quedan fritos de manera más uniforme y nos ahorramos el tedioso trabajo de girarlos.

Como las freidoras disponen de un termostato, podemos escoger la temperatura que queramos y que esta se mantenga estable durante todo el proceso de fritura.

En cuanto al aceite, permanece limpio más tiempo gracias a los filtros de que disponen, que pueden ser, como hemos señalado anteriormente, de carbón o de malla.

Otra gran ventaja, sobre todo cuando andamos faltos de tiempo, es que en una freidora tenemos la posibilidad asar y descongelar. No hay nada como pasar unas croquetas del congelador al aceite caliente.

Pero no todo el monte es orégano: hay piezas en toda freidora que no son aptas para el lavavajillas y si la utilizas a diario te va a ocupar un cierto tiempo su higiene. Y no olvides el hecho que las freidoras convencionales requieren mucho aceite: alrededor de dos litros.

Y por último, y no menos importante, algunas freidoras pueden ocupar bastante sitio en la cocina. Esto solo ya es motivo suficiente para que analices a conciencia la posibilidad de adquirir una y, si es necesario, de reorganizar tu cocina.

Guía para comprar una sartén para freír o una freidora

Antes de adquirir una sartén para freír o una freidora tienes que valorar:

1- El tiempo de que dispones para cocinar

2- El espacio que tienes destinado para almacenarla y sobre todo qué tipo de alimentos cocinas

3- Con qué frecuencia haces frituras y si prefieres cocinar con aceite de oliva, de girasol o sin ningún tipo de grasa.

En cuanto a las características técnicas, fíjate en su mantenimiento, si son fáciles de limpiar, sistema de filtraje, la temperatura que pueden alcanzar, si son programables y el tiempo en espera.

En el mercado existen un sinfín de sartenes para freír un sinfín de freidoras y de tipos de freidoras, como te hemos explicado más arriba.

Por otro lado, los diseños, en fusión de la marca, pueden variar ostensiblemente. Hoy en día, las principales marcas de sartenes y freidoras combinan diseño con calidad.

Es difícil decidirse ante tanta oferta en el mercado, por la gran variedad de tipos y de marcas. Soy muy consciente de ello.

Es aconsejable, por lo tanto, que consultes la gran gama de sartenes y freidoras que existe en el mercado para cocinar y freír alimentos.

Lo mejor es entrar en los centros comerciales que tengas en tu localidad. Tienes que sostener con las manos la sartén freidora del Carrefour, la freidora de Ikea o de El Corte Inglés, o la típica freidora cuadrada San Ignacio, con rejilla o sin rejilla, con cestillo o sin.

Créeme. Si las ves y las tocas de primera mano te vas a imaginar a ti, con aquella sartén para freír huevos, para freír papas, para freír pescado, para rebozar…, preparando la comida para tus seres queridos: familia, amigos o, simplemente, .

Entonces sabrás, sin lugar a dudas, cuál de ellas está hecha para ti.

Con una freidora de aire, además de ahorrar aceite y de preparar platos saludables, vas a consumir pocas calorías, por lo que, si estás en dieta, pero, a pesar de ello, tienes el caprichito de prepararte unas patatas fritas, con este tipo de freidora minimizarás el impacto calórico.

Opiniones sobre freidoras

Tengo poco tiempo para cocinar y para mí es imprescindible disponer de una freidora. Cuando voy con prisas, coloco las croquetas, los calamares o las patatas fritas directamente en mi freidora mientras me hago un par de huevos fritos o preparo una ensalada con cuatro cosas que tengo en el frigorífico. Una freidora clásica, de las de toda la vida, es imprescindible en mi cocina.
Margarita del Moral González
José González Porta: “Hago deporte, llevo una vida sana y, naturalmente, la cocina para mí es harto importante. A pesar de ello, cuando tengo un caprichito me sucumbo a él y disfruto preparándome unas deliciosas patatas fritas. Eso sí, utilizo la freidora de aire, con la cual puedo preparar unas patatas fritas sin aceite, saludables y muy sabrosas. Y no me siento culpable”.
José González Porta
La freidora de agua y aceite fue un regalo para mi madre. No estábamos seguros de si se adaptaría a ella, porque es una persona de costumbres fijas. Pero ahora la tendríais que ver. De vez en cuando se pasa un fin de semana preparando croquetas. Cuando se pone, prepara para todo un regimiento. Así se asegura que mis hijos me pidan para ir a casa de su abuela a comer croquetas, las mejores del mundo. Ella, ni mis hijos, ni yo, ya no podemos prescindir de esta fabulosa freidora..
María Antonia Veiga Paredes

Preguntas Frecuentes (FAQ)

¿Freír sin aceite es freír?
Técnicamente, no. Freír sin aceite, no es freír, ya que sin aceite no es posible una fritura. En realidad, freír es cocinar un alimento sumergido en aceites u otro tipo de grasas sometidos a ciertas temperaturas. Des de este punto de vista, pues, todo lo que sea cocinar sin aceite o grasa no es, técnicamente, una fritura, aunque, es cierto, hay freidoras domésticas que pueden simular en mucho la cocción con grasa.

¿Es posible hacer papas fritas sin aceite?
Naturalmente. Solo necesitas una freidora de aire. Estas freidoras disponen de unas resistencias que activan un sistema de aire caliente que se distribuye por medio de ventiladores. Así pues, el aire caliente circula por los alimentos y los cocina y los dora sin necesidad alguna de utilizar aceite u otro tipo de grasa.
¿Con qué frecuencia debo cambiar los filtros de una freidora?
Depende del filtro y del uso que le des a tu freidora. Encontrarás en el mercado dos tipos de filtro. Por un lado, los redondos de carbón; son los más resistentes, por lo que los puedes reemplazar tras 35 usos. Por otro lado, tenemos los filtros cuadrados de malla fina, que tienen que sustituirse a los 20 empleos.

Sobre la autora

autora-laura Soy Laura Ortiz y soy madre de Alberto y de María. Siempre me he preocupado por su salud y la de toda la familia, siendo esta la principal razón por la que además de vigilar qué alimentos compro en el supermercado, me preocupo siempre de elegir las mejores sartenes y utensilios de cocina con los que preparo todas las comidas.
Invierto mi tiempo libre en hacer deporte, cocinar, practicar yoga y, cuando el trabajo me lo permite, en leer. Pero sobre todo invierto mi tiempo en averiguar la mejor manera de mantener mi salud y la de mis seres más queridos. Investigar sobre cuáles son las mejores sartenes con las que cocinar en cada ocasión es un reto muy gratificante y confío que el resultado te sea de mucha utilidad, porque si has llegado hasta aquí significa que compartes el deseo de cuidarte a ti y el de cuidar a toda tu familia.

Última actualización en Febrero de 2023

Bibliografía y referencias

Entradas relacionadas

¡Valora este artículo!

5/5 - (1 voto)