Saltar al contenido

Las 3 mejores sartenes pequeñas de este 2023

Hacer un huevo frito o una tortilla a la francesa es un buen recurso para aquellos días que no tenemos tiempo o ganas de cocinar, o cuando simplemente tenemos la nevera vacía y ver un par de huevos nos da un respiro.

Hacer un huevo frito o preparar una tortilla sencilla puede tener sus trucos si queremos la perfección, pero no nos engañemos. Para obtener un buen resultado, lo principal que necesitamos, además de huevos frescos y aceite de calidad, es una buena sartén.

Pero de sartenes para cocinar huevos fritos y tortillas vamos a encontrar de varios tipos en el mercado

Las sartenes pequeñas para huevo frito más vendidas de 2023

Antes de todo, vamos a analizar cuáles son las sartenes pequeñas más adecuadas para preparar huevos fritos o tortillas que podemos encontrar en el mercado y así cerciorarnos de cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades y preferencias.

Para decidir cuál es la mejor sartén pequeña hemos considerado tanto sus características, como las valoraciones de los usuarios y el precio de los modelos analizados.

3- Sartén de hierro fundido

Recomendada para quienes cocinan con pasión.
pequena-hierro-fundido
Ejemplo de sartén pequeña antiadherente para huevo frito de hierro
Dimensiones ‎2.36 x 9.98 x 15.24 cm (largo, ancho y alto)
Material Hierro fundido
Peso 268 gramos

La sartén de hierro es un clásico en cualquier cocina. Un producto extraordinario para mentes creativas cuya pasión oscila entre la tradición y la modernidad.

Aunque cocinar con sartén de hierro es un auténtico placer, lo que más caracteriza este tipo de sartén es su resistencia y durabilidad.

Esta es, sin duda alguna, una sartén robusta que nos puede durar toda la vida, y más. ¿Conoces a alguien que haya heredado una sartén en perfecto estado? No lo dudes: se trata de una sartén de hierro.

Las sartenes de hierro se limpian fácilmente, aunque debes curarlas y tratarlas con mimo si quieres que te duren y no se oxiden.

Ventajas
  • Ahorro energético.
  • Ideal para guisos o estofados.
  • Apta para todo tipo de cocina: gas, vitrocerámica o inducción.
Inconvenientes
  • No apta para lavavajillas.

2- Mini sartén de aluminio fundido

Recomendada para quienes no disponen de mucho espacio en su cocina, ya que el mango apilable permite un almacenamiento óptimo
Dimensiones 30 x 16 x 30 cm (largo, ancho y alto)
Material Aluminio fundido
Peso 650 gramos

Estamos ante una sartén de aluminio fundido con un recubrimiento antiadherente de alta calidad, Teflon Platinum, que te permite cocinar para ti y tus seres queridos con gran tranquilidad por estar libre de PFOA.

Con esta sartén no se te van a pegar las tortillas a la francesa ni los huevos fritos.

Por otro lado, el fondo difusor uniforme de eficiencia, Save Energy System, difunde el calor por toda la sartén y aguanta con gran eficiencia la temperatura, por lo que con esta sartén puedes ahorrar energía.

El mango ergonómico y apilable permite un fácil almacenamiento, por lo que hace de estas sartenes una herramienta muy útil para las personas que tienen poco espacio en su cocina.

Ventajas
  • Mango ergonómico y apilable.
  • Ahorro energético.
  • Apta para todo tipo de cocina: gas, vitrocerámica o inducción.
Inconvenientes
  • No apta para horno

1- Sartén pequeña de acero inoxidable negro, 12 cm

Recomendada para persona prácticas y con poco tiempo.
Dimensiones 26 x 6,5 x 112 centímetros (largo, ancho y alto)
Material Acero inoxidable
Peso 100 gramos

Este tipo de sartén pequeña, de acero inoxidable, es muy versátil. Podemos cocinar un huevo frito o una tortilla sin miedo a que se nos pegue, gracias al revestimiento antiadherente.

Al tratarse de una sartén tan ligera vamos a poder girar la tortilla sin ningún problema y con cualquier tipo de plato o utensilio que utilices para girarla.

El revestimiento antiadherente PowerGlide permite una limpieza rápida y sencilla.

El revestimiento Thermo-Spot nos indica la temperatura de la sartén, ya que se vuelve de color rojo cuando llega a la temperatura ideal para empezar a cocinar, lo que garantiza unos resultados extraordinarios.

No obstante, hay que ir con cuidado de no utilizar instrumentos que rallen la sartén y lavarla cuidadosamente sin estropajos agresivos.

Ventajas
  • Apta para cocina de gas o vitrocerámica.
  • Muy ligera.
  • Apta para lavavajillas.
Inconvenientes
  • No apta para inducción

¿Por qué hay que tener sartenes pequeñas en casa?

Las sartenes pequeñas son ideales para cocinar alimentos individuales o para cocinar en cantidades más pequeñas. Son ideales para cocinar huevos, tocino, panqueques, etc.

También son útiles para cocinar en espacios reducidos, como en una cocina de campamento o en una cocina pequeña en un apartamento.

Existen varios tipos de sartenes pequeñas, cada una con sus propias características y usos:

Existen varios tipos de sartenes pequeñas, cada una con sus propias características y usos:

  1. Sartén antiadherente: estas sartenes tienen un revestimiento antiadherente que facilita la cocción y el limpieza. Son ideales para cocinar alimentos que suelen pegarse, como los huevos.
  2. Sartén de acero inoxidable: estas sartenes son resistentes y duraderas, pero requieren un poco más de mantenimiento. Son ideales para cocinar a altas temperaturas y se pueden utilizar en todas las cocinas, incluyendo las de inducción.
  3. Sartén de hierro fundido: estas sartenes son muy pesadas y requieren una gran cantidad de mantenimiento. Sin embargo, son ideales también para cocinar a altas temperaturas y para desarrollar una capa de sabor extra en los alimentos.
  4. Sartén de cerámica: estas sartenes son resistentes al calor y no liberan sustancias tóxicas al cocinar. Sin embargo, son frágiles y requieren cuidado al limpiar.
  5. Sartén de aluminio: son ligeras y fáciles de limpiar, pero pueden rayarse y no son aptas para cocinar a altas temperaturas

Ventajas e inconvenientes

Aquí tienes algunas ventajas e inconvenientes de las sartenes pequeñas:

Ventajas:

  • Son ideales para cocinar alimentos individuales o en cantidades pequeñas.
  • Son ideales para cocinar en espacios reducidos, como en una cocina de campamento o en un apartamento pequeño.
  • Son fáciles de manejar y mover.
  • Son ideales para cocinar a bajas temperaturas y para cocinar alimentos delicados.
  • Son ideales para cocinar alimentos que suelen pegarse, como los huevos, ya que las sartenes antiadherentes facilitan su limpieza.

Inconvenientes:

  • Pueden ser menos adecuadas para cocinar alimentos en grandes cantidades.
  • Pueden ser menos adecuadas para cocinar a altas temperaturas.
  • Pueden requerir más mantenimiento que las sartenes más grandes.
  • Pueden ser más frágiles y requerir más cuidado al limpiar.
  • Pueden ser más caras que las sartenes más grandes.

Guía para comprar una sartén para huevo frito

Ante todo, para elegir una buena sartén para huevo frito tienes que decidir si prefieres sartenes con revestimiento antiadherente o si eres amante de la cocina con sartenes de hierro. Porque la diferencia es importante.

Relevante, no solo porque una sartén de hierro confiere un sabor distinto, o incluso una textura distinta, a tus alimentos, sino porque requiere dedicar un poco más de tiempo a su conservación y a su limpieza.

También tienes que decidir si prefieres cocinar los huevos con un abundante chorro de aceite o si, por lo contrario, prefieres prepararlo con poco aceite.

Para cocinar un huevo con poco aceite debes decidirte por una sartén antiadherente con tapa, con la cual podrás cocer el huevo con poco aceite, tapado y a fuego medio.

Pero si eres de aquellas personas que disfrutan de su cocina, adquiere una sartén de hierro. Cúrala con cuidado y verás que con relativamente poco aceite puedes hacer unos huevos que te van a transportar a tu niñez.

En el mercado existen un sinfín de sartenes para cocinar huevos fritos, tanto antiadherentes como de hierro.

Por otro lado, los diseños, en fusión de la marca, pueden variar ostensiblemente. Hoy en día, las principales marcas de sartenes combinan diseño con calidad.

Las mejores marcas

Hay varias marcas conocidas que ofrecen sartenes pequeñas de buena calidad. Algunas de las mejores marcas incluyen:

  1. Tefal: esta marca es conocida por sus sartenes antiadherentes y su innovadora tecnología de cocción. Sus sartenes pequeñas son ideales para cocinar huevos y otros alimentos que suelen pegarse.
  2. All-Clad: esta marca ofrece sartenes pequeñas de acero inoxidable de alta calidad. Son resistentes y duraderas, ideales para cocinar a altas temperaturas.
  3. Le Creuset: esta marca ofrece sartenes pequeñas de hierro fundido de alta calidad. Son ideales para cocinar a altas temperaturas y para desarrollar una capa de sabor en los alimentos.
  4. GreenPan: esta marca ofrece sartenes pequeñas de cerámica de alta calidad. Son resistentes al calor y no liberan sustancias tóxicas al cocinar.
  5. Anolon: esta marca ofrece sartenes pequeñas de aluminio de alta calidad. Son ligeras y fáciles de limpiar, pero no son aptas para cocinar a altas temperaturas.

Es difícil decidirse ante tanta oferta en el mercado, por la gran variedad de tipos de sartenes y de marcas. Soy muy conscientes de ello.

Ten en cuenta que estas marcas son solo un ejemplo y hay muchas otras marcas de calidad en el mercado.

Es aconsejable, por lo tanto, que consultes la gran gama de sartenes pequeñas que existe en el mercado.

Siempre es recomendable leer reseñas y comparar las características antes de tomar una decisión.

Lo mejor es entrar en los centros comerciales que tengas en tu localidad, como, por ejemplo, el Carrefour, Ikea o El Corte Inglés, donde podrás verlas de primera mano.

Seguro que terminas enamorándote de una de ellas.

Si eres de aquellas personas que disfrutan de su cocina, adquiere una sartén de hierro. Cúrala con cuidado y verás que, con relativamente poco aceite, podrás preparar unos huevos fritos que te van a transportar a tu niñez.

¿Cómo hacer un buen huevo frito?

Consumir pescado nos ayuda a mantener una buena salud cardiovascular y a mantener a raya el colesterol, tan perjudicial para nuestra salud.

Podemos hacer huevos fritos de varias maneras: con la yema líquida o la yema cuajada, cocinados con aceite o con poco aceite; incluso sin aceite.

Lo primero que necesitamos es un huevo, orgánico preferiblemente; cualquier tipo de aceite y sal, aunque puedes echarle también las hierbas o las especias que más te gusten.

Para hacer un buen huevo frito es necesario disponer de una sartén antiadherente, aunque con una de hierro fundido, como vamos a ver, también puede ser un buen utensilio para freír un huevo.

Utilizar una espumadera que no sea metálica ayudará a conservar en buen estado cualquier sartén que utilices.

Para empezar, es necesario que los huevos sean frescos y que no estén fríos de nevera. Hay varias teorías sobre cómo deben conservarse los huevos, si dentro o fuera de la nevera. En todo caso, si tú prefieres guardarlos en la nevera, debes sacarlos una hora antes de cocinarlos.

Puedes escoger entre hacer un huevo sin apenas aceite. En este caso deberás optar por el fuego bajo y tapar la sartén varios minutos para que el vapor ayude en su cocción.

En cuanto al aceite

Puedes optar por echar aceite hasta cubrir unos milímetros el fondo de la sartén, aunque la forma clásica y tradicional es echar suficiente aceite como para que este cubra sobradamente el huevo.

El tipo de aceite es elección tuya. No obstante, te diré que personalmente uso siempre aceite de oliva virgen extra.

Estamos en un territorio con aceite de oliva de alta calidad, envidia de otros lares, altamente saludable por su contenido en omega-3 y en vitamina D, entre otras propiedades.

La temperatura ideal del aceite tiene que ser de 120 °C. Si no tienes un termómetro de cocina tienes que observar que el aceite está muy caliente pero sin sacar humo, ya que esto sería perjudicial para tu salud.

Permíteme recomendarte, no obstante, que adquirir un termómetro de cocina te puede ser de una gran ayuda para elaborar todo tipo de recetas, no solo los huevos fritos.

¿Qué podemos hacer para que el aceite no salte a la hora de echar el huevo en la sartén?

Pues, es muy sencillo. Pon el huevo en un cuenco o en un plato y échalo a la sartén muy lentamente acercando el plato o el cuenco al aceite; de esta manera vas a minimizar el impacto evitando no solamente quemarte sino, incluso, que se reviente la yema.

Aunque quieras hacer dos huevos fritos al mismo tiempo en lugar de uno, te recomiendo quena la hora de cascar los huevos los viertas de uno en uno en el cuenco o plato y, de ahí, de uno en uno, a la sartén.

En el cuenco o plato puedes sacar cómodamente restos de cáscara si fuera el caso; mientras que si echas el huevo directamente a la sartén puede convertirse en una misión imposible deshacerse de este típico trocito de cáscara molesto.

Si te gusta la típica puntita en el huevo, asegúrate que el huevo esté lo bastante caliente; de ahí, la recomendación, de nuevo, de que adquieras un termómetro de cocina, porque el aceite demasiado caliente es altamente tóxico.

Cuando hayas echado el huevo en la sartén, echa aceite por encima de la clara con la ayuda de una espátula o una cuchara y espera hasta que la puntita esté formada.

Si te gusta la yema líquida, no deberías cocinar el huevo más de un minuto y medio. Pero si te gusta la yema bien cuajada debes echarle también aceite, con ayuda de la cuchara o espátula, y dejar cocinar el huevo un poco más de dos minutos, pero ten cuidado para que no se te queme por debajo.

Una forma de evitarlo es bajando el fuego para que el huevo se haga poco a poco. Incluso puedes hacerlo, como comentábamos antes, con el fuego lento desde el principio y utilizando una tapa para cubrir el huevo.

Una vez cocido el huevo, sácalo cuidadosamente con la espumadera e intenta que el aceite se vaya escurriendo. Ahora es el momento de echarle sal al gusto y, si lo prefieres, las especias que te gusten.

Eso sí, un huevo frito no debe hacerse esperar. Una vez preparado, degústalo en seguida.

¿Cómo hacer un huevo frito en una sartén de hierro sin que se pegue?

Si preparas un huevo frito en una sartén de hierro fundido y este se pega, queda feo y quemado, significa que tu sartén no está bien curada.

Las sartenes de hierro fundido no contienen teflón ni ningún tipo de revestimiento. No obstante, para evitar que los alimentos se peguen hay que curarlas, sobre todo antes de su primer uso, ya que así las sartenes de hierro fundido crean su propio antiadherente.

Hay muchas maneras de curar una sartén de hierro fundido, pero en este caso, para curar una sartén pequeña, medida ideal para cocinar un huevo frito o dos, podemos seguir este procedimiento:

  1. Ponemos agua en la sartén y luego la colocamos en el fuego para que adquiera temperatura. Una vez el agua empieza a hervir, introducimos la piel de tres patatas. Con este procedimiento estamos eliminando la cera que toda sartén de hierro lleva de fábrica, la cual la protege la sartén del óxido.
  2. Pasados 15 minutos de ebullición con la cáscara de la patata, retiramos piel y agua y hacemos el primer lavado con jabón y agua caliente. Una vez enjuagada, la dejaremos escurrir un momento y, sin tardar mucho, la secaremos muy bien, porque es importante que no se oxide.
  3. Una vez la sartén esté bien seca, le añadiremos aceite hasta cubrir todo el fondo y, a fuego medio, lo tendremos en el fuego mientras vamos removiendo el aceite para que se vaya impregnando de él toda la sartén. Debemos estar un buen rato con este proceso hasta que tanto el aceite como la misma sartén van cambiando de color. Y vamos a desechar el aceite.
  4. Una vez escurrido el aceite, colocamos la sartén de nuevo en el fuego y le tiramos sal hasta cubrir el fondo. Puede ser sal de cualquier tipo. Y empezamos a tostar la sal hasta que esta vaya cambiando de color. Igual que hemos hecho con el aceite, la podemos remover para que las paredes de la sartén se impregnen de ella.
  5. Una vez la sal ha cambiado de color, la desechamos con la ayuda de un trozo de papel de cocina, con cuidado de no quemarnos y la fregamos de nuevo con agua caliente y jabón.
  6. Ya hemos terminado, pero la sartén no estará curada del todo y. no tendremos la seguridad de que los alimentos no se van a pegar hasta que hayamos utilizado la sartén varias veces y esta no haya cambiado de color; es decir, no se haya oscurecido.
  7. Siempre que lavemos estas sartenes hay que secarlas muy bien y, acto seguido, engrasarlas con un poco de aceite de oliva. Con la ayuda de un trozo de papel de cocina, vamos a esparcir una pequeña capa de aceite por toda la sartén, ya que de esta forma vamos a impedir su oxidación.

¿Cómo conservar los huevos? ¿En la nevera o a temperatura ambiente?

¿Te has parado a pensar por qué en los supermercados los huevos están en las estanterías a temperatura ambiente mientras que tan pronto llegamos a casa los guardamos en la nevera?

Pues bien, según la AECOSAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria), los huevos no deben sufrir cambios importantes de temperatura; esto explica por qué en las tiendas de alimentación o en los supermercados los huevos están en estanterías y no en la zona de refrigerados.

El contraste de temperatura que podrían sufrir los huevos al salir de la zona de refrigerados hasta llegar a casa podría perjudicarlos enormemente.

Ahora bien, una vez en casa sí que es conveniente guardarlos en la nevera, ya que la temperatura media de refrigeración adecuada para los huevos está situada entre 2 y 5 °C.

No es un error, por tanto, colocar los huevos en la nevera cuando llegamos a casa.

Lo que sí que podría ser un error es colocarlos en la puerta de la nevera, por el hecho de que allí sí que pueden sufrir cambios de temperatura y esto sí que podría dañarlos.

Es preferible, pues, guardarlos en los estantes interiores de la nevera.

Trucos para la conservación y precauciones

El tiempo aconsejable para guardar los huevos en la nevera es de no más de 15 días y, en cuanto a los huevos cocidos, hay que decir que la creencia que se pueden conservar más días porque han estado sometidos a un proceso de cocción es errónea.

Los huevos duros, o cocidos, jamás deberían estar más de una semana en la nevera. Si bien es cierto que es preferible conservarlos con su cáscara, que les confiere una protección superior que si están pelados.

Una vez los huevos han sido refrigerados, no los mantengas más de una hora fuera de la nevera, tanto si están cocinados como si no, y todavía más si la temperatura ambiente supera los 32 °C.

De todas formas, en el momento de comprar los huevos, asegúrate de que no están rotos y fíjate bien en su fecha de caducidad.

No laves nunca los huevos con agua antes de ponerlos en la nevera, ya que la cáscara es porosa y las bacterias podrían entrar en su interior. Límpialos, si es necesario, con un trapo seco y con mucho cuidado.

Nunca consumas huevos que detectes con alguna rotura o grieta en la cáscara, porque podría encontrarse en mal estado y lleno de bacterias.

Ten la precaución de no cascar los huevos en el mismo recipiente donde se van a batir y no separes jamás, pese a ser habitual, incluso en los programas de televisión, las claras de las yemas con la misma cáscara, porque puedes correr el riesgo de graves contaminaciones.

¿Cómo saber si un huevo es viejo?

Uno de los mejores y más antiguos sistemas para averiguar si un huevo es viejo es sumergirlo en agua.

Si el huevo se queda en el fondo, podemos estar tranquilos: el huevo es fresco y podemos consumirlo tranquilamente.

En caso de que el huevo flote, tenemos la certeza de que no se trata de un huevo fresco y, por lo tanto, no deberías consumirlo.

Ahora bien, si está a medio flotar no se trata de un huevo muy fresco, pero puede comerse sin reparos.

Opiniones sobre sartenes para huevos fritos

He aprendido a curar las sartenes de hierro. Los huevos fritos con este tipo de sartenes tienen un sabor inigualable. Como los preparaba mi abuela. Igual.
Amparo Hernández
Utilizo la sartén antiadherente porque me gustan los huevo fritos con mucho aceite y fritos hasta que les sale la puntita en la clara. Es un placer remojar el pan en la yema. Una vez a la semana fijo que me hago un par de huevos fritos con todo el sabor del aceite de oliva.
Inmaculada Cifuentes
Cuido mucho mi alimentación y he reducido mucho el consumo de grasas. Y como no quiero renunciar al placer de un buen par de huevos fritos, opto por cocinarlos con poco aceite. También son muy sabroso.
Rodrigo Gómez

Preguntas Frecuentes (FAQs)

¿Cómo cocinar un huevo frito en una sartén de hierro sin que se pegue?
Si bien es cierto que una sartén de acero fundido carece de revestimiento antiadherente, sí que podemos crear nosotros mismos una capa antiadherente que va a evitar que los alimentos se peguen. Para ello basta con curar bien la sartén. Tras el curado y tras unas semanas de uso, no se van a pegar los huevos ni cualquier otro alimento.

¿Es posible freír huevos sin utilizar demasiado aceite?
Naturalmente. Solo necesitas una sartén antiadherente y con tapa. El secreto es cocer a fuego medio y con tapa, para que el huevo se cueza con el vapor.
¿Cómo saber si un huevo ya es viejo?
Solo tienes que sumergir los huevos en agua. Si se mantienen en el fondo, son frescos y listos para consumir. Si flotan, no son aptos para consumir. Mientras que si se mantienen en el fondo pero tienden a flotar, no estamos ante un huevo fresco pero sí apto para consumir.

Sobre la autora

autora-laura Soy Laura Ortiz y soy madre de Alberto y de María. Siempre me he preocupado por su salud y la de toda la familia, siendo esta la principal razón por la que además de vigilar qué alimentos compro en el supermercado, me preocupo siempre de elegir las mejores sartenes y utensilios de cocina con los que preparo todas las comidas.
Invierto mi tiempo libre en hacer deporte, cocinar, practicar yoga y, cuando el trabajo me lo permite, en leer. Pero sobre todo invierto mi tiempo en averiguar la mejor manera de mantener mi salud y la de mis seres más queridos. Investigar sobre cuáles son las mejores sartenes con las que cocinar en cada ocasión es un reto muy gratificante y confío que el resultado te sea de mucha utilidad, porque si has llegado hasta aquí significa que compartes el deseo de cuidarte a ti y el de cuidar a toda tu familia.

Última actualización en Febrero de 2023

Bibliografía y referencias

Entradas relacionadas

¡Valora este artículo!

5/5 - (1 voto)